El hábito de la lectura en los niños

Los expertos en la lectura, afirman que el leer es un hábito que se tiene que adquirir en la niñez, ya que en la vida adulta es difícil de conseguir. Por esto mismo, es muy importante motivar desde muy pequeños a los niños, ya que esto estimulará diferentes áreas de su desarrollo.

Es importante saber los gustos y los intereses de nuestros pequeños para despertar su afición a la lectura. Dependiendo de la edad de los niños, debemos ofrecer un tipo de lectura u otro, con diferentes tipos de características y materiales, a fin de desarrollar sus capacidades lingüísticas e intelectuales.

Tener hábitos en la lectura, nos brinda múltiples beneficios. Entre ellos se encuentran:

  • Enriquecer la relación entre padres y niño
  • Familiarizar al niño con textos
  • Enriquecer su vocabulario
  • Despertar su curiosidad
  • Estimular su imaginación
  • Potenciar el nivel de concentración
  • Incorporar nuevos conocimientos
  • Mejorar su capacidad expresiva
  • Crear capacidad de pensamiento crítico
  • Recuerden que no hace falta esperar a que nuestros hijos sepan leer o escribir, desde muy pequeños podemos ayudarles a que se vayan familiarizando cada vez más con la lectura. Aquí les brindamos algunas sugerencias sobre cómo elegir los mejores libros para nuestros pequeños dependiendo la edad que tengan:

    De 0 a 2 años se recomienda leer libros que hablen de emociones y estados de ánimo que le sean familiares al niño, como felicidad y tristeza. Peluches o muñecos nos pueden ayudar a reflejar estas emociones en donde el niño le podría imitar y enseñarle estos sentimientos.

    Lo ideal en esta etapa son los textos cortos apoyados por grandes imágenes e historias atractivas y dinámicas que contengan experiencias sensoriales.

    De 2 a 5 años, se deberán incluir libros que introduzcan conceptos simples como formas, colores, números y letras. Los argumentos y el lenguaje tienen que ser sencillos y todo tiene que suceder de una forma cronológica clara. En esta edad, los niños recurren mucho a la fantasía y a la imaginación, lo cual puede ser aprovechado para jugar con su osito. De acuerdo a las imágenes que vean en los libros, se les puede pedir que traten de contarles otra historia, con un final diferente o incluso un desarrollo de la historia diferente. También, en relación a los personajes del libro elegido, se les puede hacer preguntas a los niños como: ¿Cuál crees que haya sido la parte de la historia que más le gustó a tu muñeco? O ¿Cómo crees que el muñeco se hubiera sentido si…? Hacer parte de la lectura al muñeco, podría resultar muy asertivo y divertido para nuestros pequeños.

    Aproximadamente a los 6 – 7 años, los niños comienzan a adquirir el método de lectura en la escuela. Es importante que en esta etapa, exista un contacto directo con los libros y que estén presentes en un ambiente propicio para que el niño pueda leerlos. Lo muñecos pueden ser de gran ayuda especialmente en esta etapa, ya que pueden ser utilizados como un estímulo en donde el niño tenga que leerle 15 minutos diarios a su “amiguito” para que este pueda ir a la cama.

    Así mismo, podemos animar a los niños a que fortalezcan su imaginación y creatividad, creando cuentos en donde el peluche sea un personaje principal y los niños tengan que inventar historias en diferentes contextos.

    Recuerden que es muy importante conocer los gustos de nuestros hijos y brindarles propuestas amplias y variadas. De la misma manera, el leer delante de los pequeños y crear hábitos y momentos familiares en torno a la lectura (ya sean cuentos, recetas de cocina, periódicos, etc.) hará que su afición a la lectura despierte y se vuelvan unos grandes lectores.

    Psic. Mónica Fernández